miércoles, 22 de noviembre de 2017

Un sueño hecho realidad, aquí están las ROSE RODS



Después de un largo tiempo en silencio he vuelto a publicar una entrada en el blog que administro. Es una entrada muy especial, el fruto de casi 4 años de investigación he conseguido fabricar mis propias cañas de mosca. Motivo por el cual desatendí este blog, en esta vida hay mil asuntos con diferentes prioridades, en estos años el asunto de este blog tenía otras prioridades.
Han sido cuatro años de diseño de las máquinas, montaje de las mismas, ajustes, pruebas, desilusión, días en blanco, en fin, que os puedo contar de un mundo tan opaco como es el mundo de la fabricación de las cañas de mosca.
Pero bueno la persistencia y la tozudez, ha dado resultado. Llevo pescando toda esta temporada con ellas y he diseñado diferentes modelos desde 9 ´hasta 11 ´, esta última no está probada ha salido del horno estos primeros días del mes de noviembre, las de 9,6 y 10,3 pies están probadas y para mí un orgullo pescar con ellas.
He escrito correos a medio mundo para ver si alguien me contaba algo, en fin nadie nada de nada. En el mercado Europeo hay muy pero que muy poquitos fabricantes, con la mitad de los dedos de una mano casi que los contaríamos, en Estados Unidos hay cientos de fabricantes, pero muy herméticos. De las varias decenas de fabricantes a los que escribí, solo me contestó uno dándome muy poca información y eso sí, lo curioso fue la frase con que me contestó, “lo que me preguntas tardé casi 3 años en aprender, no puedo contártelo, ahora con internet te puede ser más fácil”.
La historia no acaba, aparte de lo arriba indicado en cuanto a fabricantes de cañas, después me toco el mundo de las fibras de carbono, la locura, igual, correos y más correos, pero esta vez  con E.E.U.U. no, en esta ocasión tocó con el mercado asiático, China, Japón y Corea. Estos no son “opacos”, eso sí entre comillas, todos te quieren vender y están deseando de enviar fibra de carbono, pero ninguno te cuenta a que fabricantes les suministran y qué tipo de fibra le suministra, te envía un catálogo y decide que fibra es la ideal para hacer cañas, máster en fibras al canto. Lee, investiga, compra, prueba y repite porque esta que te han enviado no vale.
En fin después de varios años de investigación he tenido resultados, no sé si buenos, malos, regulares, pero estoy pescando con mis propias cañas, fabricadas por mí. Si pescar con tus moscas es la leche, imagina llegar al río y atar tu mosca en tu propia caña hecha por ti y nada más queridos amigos, esto es la puntita del iceberg de lo acontecido en estos años.
Si alguien quiere saber algo más de las cañas o tiene algún tipo de interés puede escribirme, intentaré ser lo más opaco posible. Aquí os dejo mis correos y alguna foto de las cañas.